Valdelarco

La civilización romana, en época tan temprana como el siglo I d.C., deja sus huellas en este valle d tierras fértiles y frondosos bosques. De su actividad quedan escorias encontradas en bocaminas cegadas y antiguas explotaciones en Puerto Lanchar. De aquí se han sacado siempre las lanchas de pizarra con que se han ensolado muchas casas de los contornos

De esta época, o tal vez anterior, es una fortaleza con cimentación de gruesos muros, localizada en el sitio de “El Castillo”. Junto a la cima, se extiende el Valle de los Lobos sede de un primitivo asentamiento con varias tumbas destruidas y expoliadas. Ya por entonces, el bello arco montañoso que rodea el valle, cuya puerta natural preside el Risco de la Manzana, le dio el nombre al pueblo.

El principal legado de Valdelarco son sus casas y su iglesia parroquial del Divino Salvador, cuya declaración como Conjunto Histórico-Artístico tiene pendiente la resolución final. El núcleo urbano, constituido por casas blancas de portadas clásicas y aleros de fábrica, caracterizada por sus solanas con enrejados orientados hacia el Sur, está formado por 230 viviendas. La iglesia parroquial fue construida entre los años 1724-28 gracias al esfuerzo de los vecinos y a una pequeña aportación del Arzobispado. Se la dotó de una planta rectangular en la que se incluían la capilla bautismal, sacristía, corralete y lugar común, añadiéndosele en años siguientes el campanario. Consta de una sola nave, cubierta con una bóveda de cañón y con bóveda baída en la capilla mayor y posee sobria portada enmarcada por un arco carpanel partido y torre de planta cuadrada con cuatro varas y un pie. La torre está dotada de cuerpo de tres campanas rematado por un chapitel de seis varas de altura, con alicatado de mosaicos en azul y blanco, coronada por su veleta y cruz.








Seguir la vida del sitio RSS 2.0| 2008 © Camping "El Madroñal| Config. 1280x768 | Diseño: Dosorillas